Se recomienda
el uso de protector
bucal






Respeta a
referees y
rivales






No emplee lenguaje indebido ni hostigue a los jugadores







Condene el uso de la violencia en todas sus formas

Entrevistas
Entrevista a Liceo Campeón 

En la primera entrega de su sección “Entrevistas”, la URC se complace en ofrecer a todos los lectores la posibilidad de apreciar de cerca la emoción y las sensaciones de los últimos campeones de Cuyo.

Marcelo Garitaonandía (Entrenador) y Gustavo Gil (Capitán), dos pilares fundamentales de Liceo Rugby Club Campeón 2009.

 

¿Cuáles fueron los objetivos planteados para este año y cuáles de ellos se lograron?

Marcelo Garitaonandía: El primer objetivo básicamente era tratar de clasificar para semifinales, después, como segunda etapa, una vez en semifinales, ganar partido a partido, de ida como de vuelta. Y por supuesto llegar a la final. Hicimos mucho hincapié que las finales se juegan una sola vez en la vida, había que aprovechar esta oportunidad y los chicos lo hicieron bien. Se lograron todos los objetivos. El objetivo soñado era salir campeones y eso se logró.

Gustavo Gil: Creo que tuvimos suerte y también hubo mucho trabajo para poder lograrlo.

¿Cuáles fueron las claves del grupo humano para jugar de a quince y coronarse Campeón?

G.G: Al ser un proceso y tener un buen grupo, todos somos amigos, eso te hace entrar a la cancha y no querer comerte la pelota, sino querer jugar con tus amigos y divertirte. Creo que la clave fue que en todos los partidos marcamos puntos, tacleamos y nos divertimos. Lo lindo es sentir a tu amigo que tenés al lado, y, en este caso, salir campeones.

M.G: Hay que ver que ellos se fueron haciendo un grupo de amigos y se fueron contagiando dentro de la cancha a la hora de atacar y de defender. Fue algo que costó, fueron muchos años de sacrificio, muchos meses de trabajo, viajes, etc. para que ellos se sintieran un grupo en condiciones de pelear un campeonato, independientemente de lo técnico.

Son muchos los jugadores con capacidades técnicas diferentes, pero hay que tener en cuenta que muchos de ellos participaron sólo el 50% de los partidos. Realmente el desgaste a lo largo del año se sintió, y los que ganaron los partidos más complicados, los de la clasificación, fueron los otros. Pero sí pudimos contar en semifinales y en la final, con estos jugadores que son distintos y que le dan al equipo una calidad superior.

¿Cómo dupla técnica tuvieron alguna fórmula, alguna receta para motivar a los jugadores para ganar?

M.G: La motivación es muy difícil de conseguir. Como entrenadores nos planteamos objetivos cortos, era fin de semana tras fin de semana. Los objetivos eran claros, había que clasificar, lo motivacional pasaba partido tras partido.

Ya para semifinales sí utilizamos al psicólogo, a Santiago Fernández, el tema de los videos. Pero los jugadores, tras tres años de trabajo han tenido prácticamente la misma contención de parte del cuerpo técnico. Todo lo que les hemos podido brindar, ellos lo han sabido absorber a lo largo del año como para salir campeones.

G.G: A nivel personal, creo que lo motivacional pasaba por salir a la cancha con los catorce que te tocaba entrar. Tener jugadores que dejan todo en la cancha, amigos que van para adelante y que tienen los mismos objetivos que vos, eso es más motivador que te hablen o te pasen un video.

¿Qué significa para Liceo Rugby Club volver a ser el primero del rugby de Cuyo, después de doce años?

M.G: El significado es muy importante. Creo que el club trabaja desde los menores de siete años hasta la primera división en conseguir esto. Todos los jugadores y todos los entrenadores trabajan y sueñan con lo mismo, salir campeones.

¿Cómo sintieron el apoyo de la Unión de Rugby de Cuyo a lo largo del año?

M.G: La verdad que no hubieron muchos inconvenientes. El torneo estuvo planteado desde diciembre del año pasado, ya sabíamos como se iba a jugar, teníamos en claro que eran 18 partidos para clasificarnos, estábamos de acuerdo y sabíamos a que jugábamos. Me pareció muy bueno que en diciembre del año pasado ya se sabía como iba a ser el formato del torneo.

En cuanto al apoyo, lo que necesitamos de la URC, como los viajes a San Juan, lo tuvimos. Estuvo todo bien.

¿Qué opinan sobre la organización de la final?

M.G: La organización de la final fue bárbara. Se sintió, sobre todo para los chicos que jugaron, el marco del público. Fue impresionante para la final del torneo. Estuvo bueno para el club, fue impresionante por la cantidad de gente que fue, y fue un factor determinante por la buena campaña que hicimos.

G.G: Yo la viví desde afuera, fue un espectáculo, había mucha gente. Las tribunas estaban llenas, los colores de las hinchadas, los fuegos artificiales, estuvo muy bueno. La gente que lo vio por la tele estaba asombrada por como se vivió, sobre todo porque en Mendoza no es tan común un espectáculo de este tipo para el rugby.

¿Cómo ven el nivel del referato de Cuyo?

M.G: Creo que el nivel del referato es normal. No lo veo ni malo ni muy bueno. Creo que desde que están Gustavo Amstutz, nuevamente, y Bancalari ha mejorado bastante en la capacitación y corrección semana a semana de los referees. Los partidos han sido más parejos.

Me parece que años tras año va a seguir a mejorando este tema. También sería bueno que los clubes aporten gente para que siga mejorando, sino nos tenemos que quedar con cuatro o cinco árbitros.

G.G: Creo que algunos árbitros son un poquito mejor, son personas que se pueden equivocar, que no cobran que lo hacen todo de honda, lo hacen demasiado bien.

¿Qué opinan del rugby de nuestra región, del Seleccionado y de los flamantes entrenadores (Méndez, Grau, Aprea y Viazzo)?

M.G: El nivel del rugby de Mendoza es bueno, se puede mejorar bastante más. Todo pasa por la forma en que se trabaja, en que se planifica, por la forma en que se toma con seriedad los distintos torneos.

Nuestra provincia da año tras año jugadores con muchas condiciones técnicas y físicas. De los distintos clubes salen buenos jugadores, está en los entrenadores darles la posibilidad de participar de algún seleccionado y de que sigan creciendo.

Respecto al Seleccionado Mayor, hay una mezcla de experiencias en los cuatros entrenadores que le pueden aportar a los jugadores un montón de cosas positivas. El Seleccionado, haciendo las cosas bien, tiene muchas posibilidades de crecer.

G.G: Necesitaríamos un poco más de preparación, más tiempo. La falta de tiempo nos lleva a estar en desventajas con otros seleccionados. Necesitas más facilidades para estar mejor físicamente, para entrar mejor a una cancha. Así sumás para elevar el nivel del rugby de Mendoza.

Los nuevos entrenadores, hoy por hoy, son los mejores de Mendoza para dirigir, van a andar muy bien. Tienen mucha experiencia y proyectos muy buenos para este año.

Agradecimientos:

Marcelo Garitaonandía: “A mi mujer, a mis hijos por el aguante, la paciencia y el apoyo permanente. A los jugadores por el respeto, las ganas, la confianza y por creer que esto iba a funcionar, y también al apoyo de los dirigentes”.

Gustavo Gil: “A mi familia, a mi papá por meterme en esto y a los entrenadores”.

En estas palabras se puede descifrar, sin recetas ocultas, el espíritu del triunfo de Liceo Rugby Club, último campeón: corazón, ganas, sacrificio, dedicación y compromiso tanto de sus jugadores como de sus entrenadores. Una fórmula que parece sencilla, pero que llevó tres años de esfuerzo para coronarse Campeón y colocarse una vez más en el podio de la historia del rugby de Cuyo.

Unión de Rugby de Cuyo - Entre Ríos 535 Ciudad de Mendoza - Tel. + 54 - 0261 - 4201424